domingo, 16 de noviembre de 2008

Marte...

He dicho Marte, no martes... En singular y con mayúsculas.

Pues sí, he de confesaros que soy un apasionado del espacio, la astronautica, la astronomía y esas rarezas. Últimamente sigo con especial interés los portentosos logros que se están consiguiendo en el camino que llevará a la humanidad a poner a un hombre (o dos, o tres) en la superficie de Marte... Y presumiblemente hacerlo regresar sano y salvo a La Tierra. Sin duda es algo que la humanidad está "destinada" a conseguir un día u otro, mi única duda es si yo podré ser testigo de tan fantástica gesta (sería un detalle por parte de la humanidad hacia mi humilde persona ya que me perdí la llegada a la Luna!).

El caso es que por ahora me conformo con seguir los pasos que se van realizando, pasos que a mi me parecen auténticas proezas de la ingeniería y la ciencia. Por si no lo sabíais tenemos tres naves orbitando Marte, dos de la NASA y una de la ESA, y dos rovers haciendo excursionismo sobre la superficie del mismo desde hace... 4 años! Acabamos de perder una nave que estaba posada en uno de los polos (se ha congelado literalmente, pero tranquilos, estaba previsto y ya había cumplido su misión).

Y lo que más me apasiona es lo que está por venir, incluso antes de que alguien, seguramente una misión conjunta entre muchos países, envíe un hombre a Marte. Ya hay previstas misiones muy interesantes como la MSL de la NASA, que es un laboratorio de ciencia móvil, la Phobos-Grunt de Rusia, que intentará traer muestras a La Tierra de una de las dos lunas de Marte (Phobos), Exomars de la ESA, también un rover o, ya algo más adelante, la Mars Sample Return de la ESA, ambiciosa misión que espera poder traer a La Tierra las primeras muestras de la superficie marciana. Por supuesto, aun más adelante y más incierta, se encontraría la primera misión en llevar a un hombre a la superficie de Marte... Ojalá pueda verlo!

Supongo que muchos pensaréis: "bueno, no es para tanto, que un avión vuele ya es una proeza, una de esas naves simplemente vuela más alto y más lejos". No os discutiré que no sea una proeza que un avión vuele, que lo es, pero no es la misma proeza que llevar a un hombre a la superficie de Marte y traerlo de vuelta vivito y coleando a La Tierra... Ni mucho menos!

Quizás en otro post os hablaré de algunos detalles relativos a estas misiones, como distancias, velocidades, temperaturas, retos tecnológicos, etc... Sólo como curiosidad, para que os hagáis una idea del reto que significa simplemente hacer aterrizar una nave en Marte, os pongo un vídeo de la simulación de lo que esperan sea el aterrizaje de la futura MSL (Mars Science Laboratory).



Un dato: Al iniciar el descenso la nave viaja a 20000 km/h y ya llevaba 10 meses recorriendo la distancia de La Tierra a Marte.

1 comentario:

Luigi dijo...

Salvant les distàncies, m'agradaria que la NASA primer enviés una nau a Àfrica, per comprovar si allà hi ha vida...

...i després en parlem de viatges a Mart...

Fascinant l'astronomia, oi?